VIVERE E SENTIRE.

VIVERE E SENTIRE.
Vivo sin vivir en mi.

People.

miércoles, 30 de mayo de 2018

La noche estrellada.

Ojalá me matarán tus ganas y no las mías de estar contigo.

Insalvables.

Que difícil es esto de estar rotita por dentro, y no hallar calma para paliar los destrozos.
Y aunque venga no la recibes, acostumbrada al daño, no hay cariño ni atención que cure o sane. O sí, no me apetece saberlo.
Y si la recibes siempre con recelo, porque ¿quién va a querer arreglar el desorden que han dejado otros?, ¿quién querría enredarse en mi pelo sabiendo mis debilidades? Sabiendo que a la mínima la herida sangra, y le puede salpicar todo esto que en los malos momentos, no identificará como suyo. O sí, pero tampoco me apetece saberlo.

Y así seguimos, rotitos por dentro, aplicando la inseguridad como tirita. Que ironía. Que insalvables.

lunes, 23 de abril de 2018

Jodido.

Sabes que estás jodido cuando lo único que te abriga son los recuerdos, que a su vez ahorcan más que paliar el dolor.
Cuando el tiempo pasa más lento de lo normal, y pesa como esa mochila de piedras que ha ido aumentado con los errores cometidos, y todos ellos se agolpan a la espalda sin saber cuando uno va a estar dispuesto a desprenderse de ella. Porque ese cúmulo, es lo único que queda, un salvavidas que no salva de nada.
Las sonrisas se vuelven impuestas por el orgullo. La herida sigue ahí y brota porque alguien juró con los dedos cruzados. ¿Cómo quieres que no esté jodido si aún me dueles?





Ocupa.

Llevo ya unos días de ocupa en tu silencio, y te tengo que decir que nunca había tenido más hambre de ti.
Este lugar está cargado de frío y de recuerdos, que solo producen risa, amor y para que mentir, dolor.
Lo único que me acompaña es el eco de mis pensamientos que lejos de ayudarme, me replica que te dé una segunda oportunidad. Que engaño ¿no? Yo diciéndote que es el eco quien me lo dice y en realidad es el corazón envuelto en lava quien lo grita. Más engañoso es permitirme darte una segunda oportunidad sin tener en cuenta que aún ni me lo has pedido.
Pero te voy a decir que de momento seguiré viviendo un par de días en tu silencio, con la esperanza de que un día de estos, antes de que me marche, vengas a encenderme con tus ojos y a iluminar lo que queda de mí con tus labios.
Pero también te advierto que los sentimiento como el tiempo pasan, y si lo sentimientos pasan ya no habrá más tiempo.

Desnudo tumbado de espaldas, Alberto Giacometti.

sábado, 24 de febrero de 2018

Aquí me tienes.

Aquí me tienes;
Jugando con la idea de que en algún momento vas a desaparecer sin previo aviso, y entonces perdería este absurdo juego que nos hemos montado.
Trepando en las posibilidades de que lo nuestro algún día pueda funcionar sin tener que hacer malabares para mantener tu interés. 
Aguantando el equilibrio en esta inestabilidad que sujeta tus acciones.
Rompiendo con el miedo de que quizás esto se acabe, y sé que no será por mi parte.
Buscando exilio en los buenos recuerdos cuando siento que te estás alejando.
Autoconvenciéndome de que de ti no dependo, y claro que no lo hago, pero a tu lado el tiempo es fuego que abrasa mi piel sin saciarme. Y soy adicta al fuego.

(Detail) "L´AMORE, LA MORTE E IL SOGNO", Roberto Ferri.

miércoles, 7 de febrero de 2018

Me nublo.

Me nublo porque me gusta imaginarte, casi siempre muy cerca prescindiendo de la ropa. Tan cerca que tu imagen, esa traviesa con dobles intenciones, inunda mis ojos. Y qué imagen.
Imagino el vaivén de tus ojos por mi rostro; comienzas derritiendo mis pupilas e impactas como una bala en mis labios. Y quiero que me muerdas pero solo me tientas con la mirada.
Imagino tus labios, tu lengua, tu sonrisa... inyectando tu aliento, tu calor, tus ganas... en  mi piel como si lo tatuaras a fuego lento.
Imagino tus manos, unas jodidas manos expertas que me acarician a veces, me arañan mucha otras y me vuelven loca siempre.
Imagino tu cuerpo siempre junto al mío sin centímetros, sin problemas, sin complejos, sin promesas, sin miedos, sin nadie más.
Te imagino y me imagino, me nutro de tu imagen pero sólo con eso no sobrevivo. Dame de comer, quiero tus labios.


domingo, 21 de enero de 2018

Hasta el cuello de sentimientos.

Sabes que estás hasta el cuello de sentimientos cuando pretendes cubrir todo.
Cuando digo todo me refiero a tus tiempos muertos, aquellos en los que has sentido que estás rendido y no puedes dar más de ti, pues ahí quiero estar para poder sostenerte sabiendo que nunca vas a caer, para vuelvas con más impulso.
También me refiero a cubrir tus descansos, todos. Para que me elijas a mí, cuando has tenido un día de mierda y te apetezca mandar todo a la mierda, pero a mí lado.
Sin duda cubrir tus insomnios, los cuales serían amaneceres sin censura.
Cubrir tus miedos con mi dedos y hacerlos desaparecer.

Ojalá cubrirte entero, cuando tengas miedo, cuando seas feliz, cuando necesites ser sincero, cuando me miras de reojo, cuando te sientes especial, cuando piensas en silencio, cuando te apetece llorar, cuando duermes, cuando sueñas, cuando me sonríes y no me doy cuenta, cuando eres fuerte, cuando te sientes débil, cuando pides más y no te dan nada, cuando no pides y te lo dan todo, cuando quieres y cuando odias, cuando sientes y me añoras, cuando eres tú.
Ojalá cubrir tu cuerpo con el mío, ojalá cubrir tu alma con la mía. Ojalá cubrirte en este momento y que tú me cubras a mí de estos sentimientos.

                                                         Dante y Beatriz, Salvador Dalí.